Conecta con nosotros

Arquitectura

Posibilitar el Workplace de 2025, comienza hoy

Publicado

el

Visualizar el lugar de trabajo en 2025 comienza con la comprensión de que este cambio se encuentra más cerca de lo que pensamos: de que la planificación para esa realidad comienza hoy. Los bienes raíces comerciales han evolucionado mucho en los últimos 50 años. Atrás quedaron los días de cubículos, oficinas perimetrales, iluminación fluorescente y trabajo de 9 a 5, enfocados singularmente en el trabajo solitario.

Gracias a los recientes avances en tecnología y economía global, las personas de hoy pueden trabajar desde cualquier lugar, en cualquier momento; por lo tanto, las oficinas ahora deben competir con una variedad de otras opciones de workplace. Cuando las personas ingresan a la oficina, no sólo quieren un ambiente de trabajo, sino un complemento de su experiencia laboral; desde viajes diarios sencillos hasta que el entorno se ajuste a sus preferencias para obtener un capuchino perfecto. Las personas quieren ser entendidas en un lugar donde también se sientan valoradas, conectadas y apoyadas.

En el área de Recursos Humanos, las empresas deberán poner atención en crear una experiencia de workplace como ninguna otra. Es decir, entender a sus trabajadores y adelantarse a sus necesidades. Estos son más felices en sus trabajos cuando son amigos de sus colaboradores y se propicia un ambiente divertido, disfrutable, valioso y satisfactorio. Si ya no será necesario estar en oficinas de tiempo completo, entonces la compañía debe hacer algo para que queramos ir a ella frecuentemente, ¿no?

En Real Estate, para 2025, las compañías tendrán que preocuparse por construir espacios en donde la intersección de vida, trabajo y esparcimiento protagonicen un escenario que resulte irresistible. Y no sólo eso, sino que resulte novedoso para hacer negocios, llevar a cabo diferentes tareas y mejorar tanto proactividad como creatividad entre los colaboradores.

La Tecnología será clave en 2025 para la transformación del workplace convencional en tres áreas específicas: 1) el sostén en una economía virtual y basada en nubes de data, 2) la utilización y consciencia de la información para anticiparse, desarrollar y mejorar las ciudad o edificios, y 3) la innovación que permita a los empleados tener experiencias laborales y resultados que hoy las empresas no tienen.

Para atraer y retener a los ‘mejores’ empleados en un mundo cada vez más competitivo, las empresas necesitan comprender qué motiva e impulsa la experiencia de los empleados, y centrarse en ofrecer eso. Los bienes raíces por sí solos no pueden ofrecer esta experiencia. En cambio, las empresas necesitan conjugar sus funciones de People (Recursos Humanos), Place (Bienes Raíces) y Technology (IT), de una manera más integrada con el negocio. Alinear mejor estos grupos no sólo permite ofrecer una experiencia óptima a sus empleados a través de workplaces inteligentes, sino que también permitirá operaciones mucho más eficientes.

En Cushman & Wakefield ayudamos a crear iniciativas integradas de Bienes Raíces, Tecnología de la Información y Recursos Humanos, conduciendo a mejores experiencias generales y a que la administración de gastos se transforme y convierta en un valor agregado. Las experiencias ya no se diseñan a través de conjeturas y protocolos ejecutivos, sino que se coreografían a través de datos y análisis estadísticos rigurosos tanto a nivel empresarial como personal. Nosotros ayudamos a medir y obtener un diagnóstico de las experiencias en workplace para identificar mejoras, ejecutar prioridades y dirigir al éxito.

Por Cushman & Wakefield

Este es un fragmento del artículo ¿Cómo será nuestras oficinas y trabajos para 2025? http://inmobiliare.com/inmobiliare-118/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.

Arquitectura

Conoce la mejor obra de arquitectura del Ladrillo 2020 en Chile

Publicado

el

El Premio Arquitectura del Ladrillo, convocatoria bianual, promovido por la compañía Cerámica Santiago a través de un convenio de colaboración con la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, dio a conocer la mejor obra de arquitectura del ladrillo de su presente edición en Chile.

En esta ocasión el reconocimiento se entregó a dos proyectos: la fachada y patio cubierto en el nuevo Centro de Extensión Oriente ubicado en el Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Edificio Lyon.

La fachada y patio cubierto de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue realizado entre los años 2015 y 2020 por los arquitectos Fernando Pérez y José Quintanilla. Su principal concepto tiene que ver en cómo una nueva construcción moderna puede relacionarse con una arquitectura neorromántica de un edificio construido en los años 30. 

Bajo ese contexto, los arquitectos utilizaron el ladrillo como material porque les permitía una versión artesanal similar a la de los viejos muros. Este proyecto desarrollado en dos fases,  incorporó piezas que permitieron reconocer los elementos del pasado para lograr una coexistencia entre lo nuevo y antiguo.

Mientras que, el Edificio Lyon ubicado en Av. Ricardo Lyon 880, fue realizado entre 1997 y 1998 por los arquitectos Raimundo Lira y José Domingo Peñafiel. Este edificio de departamentos DFL-2 se materializó con hormigón armado. Los muros de su fachada se revistieron por completo con enchapes de ladrillo, con superficies de aperturas controladas, con el objetivo de cuidar la privacidad y la luz solar. 

Fue el primer proyecto que utilizó ladrillo quiebravista, para mantener la continuidad del material de fachada en zonas que necesitaban permeabilidad, ventilación e iluminación natural.

Sobre las obras seleccionadas, Hernán Levy, presidente de Cerámica Santiago, comentó: “tuvimos un empate en la mejor obra, porque ambos proyectos lograron incorporar el ladrillo como un valor agregado del diseño arquitectónico, entregando soluciones amigables con el entorno y con técnicas e innovaciones que consideraban criterios sustentables”, y agregó: “por una parte, el edificio de la Universidad Católica logró insertarse en forma muy armónica con las construcciones que ya estaban ahí y que tenían alrededor de un siglo. Por su parte, el Edificio Lyon, que fue construido hace 30 años, aún mantiene su vigencia 100% tanto en su espectacular e interesante diseño, como en el paso del tiempo en el cual el edificio está exactamente igual que como fue construido, lo que muestra la longevidad del material”.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
Banner Colliers

Lo más leído