Conecta con nosotros

Arquitectura

Programa Nacional de Reconstrucción promueve arquitectura popular y vernácula

Publicado

el

Ante los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018 en la región centro-sur de México, los gobiernos estatales y municipales han trabajado de manera conjunta para la protección y garantía de los derechos humanos de la población afectada, esto mediante el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), cuyas acciones se han enfocado a la reconstrucción, rehabilitación, acondicionamiento, reparación y restauración de la infraestructura.

Con una inversión de ocho mil millones de pesos aprobados en 2019 por el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se ha promovido la reconstrucción de viviendas, planteles educativos, infraestructura de salud y la conservación de bienes culturales, históricos, arquitectónicos y artísticos en los estados de México, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Ciudad de México.

Además se han utilizado recursos provenientes del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), aseguradoras y el Instituto Mexicano del Seguro Social; así como aportaciones de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil que han manifestado su interés de apoyar, como Fideicomiso Fuerza México, Fundación Televisa, Fomento Social Citibanamex, Fundación BBVA Bancomer, Fundación Carlos Slim, Fideicomiso Proviváh.

Sin embargo, el programa no ha implicado únicamente la reparación o reconstrucción de los inmuebles, sino que tiene un enfoque de gestión integral de riego. Por ello, en el proceso se ha tenido un especial cuidado en restaurar, mantener y rehabilitar los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos, como templos, capillas, casas de cultura, museos, centros culturales, vivienda histórica, así como otros edificios catalogados.

Al mismo tiempo, se ha procurado la conservación y mantenimiento de la arquitectura popular y vernácula de los sitios que dan identidad y son parte del patrimonio cultural de las comunidades. En el caso de vivienda, se busca utilizar los procedimientos y materiales tradicionales adecuados, respetando las distintas formas de uso y características de los espacios de vivienda y las tipologías de las construcciones.

Un ejemplo claro del programa son las casas que la Comisión Nacional de Vivienda construyó en el municipio de San Dionisio del Mar, en el estado de Oaxaca, en las cuales se respetan los usos y costumbres de la comunidad.

Cabe mencionar que durante el 2020 se invirtieron 3,143 millones de pesos para la reconstrucción en el estado de Oaxaca divididos en: 3,903 viviendas, 12 centros educativos, 6 de salud y 448 inmuebles de valor cultural. Sin embargo, de acuerdo con David Cervantes Peredo, Comisionado Nacional para la Reconstrucción, se encuentran en proceso más de 600 obras en toda la entidad. 

Los sismos de 2017 y 2018 impactaron severamente la región, ocasionando pérdidas humanas, la destrucción o daño de 208 mil inmuebles así como afectaciones a la infraestructura y redes de comunicación, que provocaron afectaciones sociales y económicas a las comunidades, mismas que al no haber sido atendidas, o no haber sido atendidas adecuadamente (en la mayoría de los casos), ha impedido a las personas el retorno a la normalidad de su vida cotidiana. 

Arquitectura

Conoce la mejor obra de arquitectura del Ladrillo 2020 en Chile

Publicado

el

El Premio Arquitectura del Ladrillo, convocatoria bianual, promovido por la compañía Cerámica Santiago a través de un convenio de colaboración con la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, dio a conocer la mejor obra de arquitectura del ladrillo de su presente edición en Chile.

En esta ocasión el reconocimiento se entregó a dos proyectos: la fachada y patio cubierto en el nuevo Centro de Extensión Oriente ubicado en el Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Edificio Lyon.

La fachada y patio cubierto de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue realizado entre los años 2015 y 2020 por los arquitectos Fernando Pérez y José Quintanilla. Su principal concepto tiene que ver en cómo una nueva construcción moderna puede relacionarse con una arquitectura neorromántica de un edificio construido en los años 30. 

Bajo ese contexto, los arquitectos utilizaron el ladrillo como material porque les permitía una versión artesanal similar a la de los viejos muros. Este proyecto desarrollado en dos fases,  incorporó piezas que permitieron reconocer los elementos del pasado para lograr una coexistencia entre lo nuevo y antiguo.

Mientras que, el Edificio Lyon ubicado en Av. Ricardo Lyon 880, fue realizado entre 1997 y 1998 por los arquitectos Raimundo Lira y José Domingo Peñafiel. Este edificio de departamentos DFL-2 se materializó con hormigón armado. Los muros de su fachada se revistieron por completo con enchapes de ladrillo, con superficies de aperturas controladas, con el objetivo de cuidar la privacidad y la luz solar. 

Fue el primer proyecto que utilizó ladrillo quiebravista, para mantener la continuidad del material de fachada en zonas que necesitaban permeabilidad, ventilación e iluminación natural.

Sobre las obras seleccionadas, Hernán Levy, presidente de Cerámica Santiago, comentó: “tuvimos un empate en la mejor obra, porque ambos proyectos lograron incorporar el ladrillo como un valor agregado del diseño arquitectónico, entregando soluciones amigables con el entorno y con técnicas e innovaciones que consideraban criterios sustentables”, y agregó: “por una parte, el edificio de la Universidad Católica logró insertarse en forma muy armónica con las construcciones que ya estaban ahí y que tenían alrededor de un siglo. Por su parte, el Edificio Lyon, que fue construido hace 30 años, aún mantiene su vigencia 100% tanto en su espectacular e interesante diseño, como en el paso del tiempo en el cual el edificio está exactamente igual que como fue construido, lo que muestra la longevidad del material”.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
Banner Colliers

Lo más leído