Mucho se ha hablado sobre el proyecto del Tren Maya que tiene como propósito atraer inversiones a la zona de la Riviera Maya, así como al resto de la Península de Yucatán, aunque se anunció que, para ahorrar recursos, Cancún quedaría fuera del trazo original de la ruta.

Aunque este cambio podría no afectar el posicionamiento de Quintana Roo, como el estado que más estaciones concentrará en su territorio, con siete de ellas ubicadas en lugares que seguramente destacarán como alternativa al crecimiento urbano y poblacional que se ha desplegado, por ejemplo, en la región de Tulum en los últimos años.

Hasta el momento se ha planteado la edificación de un nuevo centro poblacional cerca de la estación proyectada en Cobá, una de sus funciones, además de la mencionada anteriormente, es que la población originaria de la zona se vea beneficiada ya que históricamente no ha sido tan favorecida por su desarrollo económico a diferencia de las zonas de Cancún y Playa del Carmen.

En el marco del Día Mundial del Hábitat, el 7 de octubre de 2019, la ONU manifestó su respaldo a los proyectos de infraestructura del nuevo gobierno mexicano en el sur del país, en particular el Tren Maya, aunque pidió “un plan integral” que garantice el desarrollo sustentable y el respeto a las comunidades.

Sobre este ambicioso proyecto también se ha dicho que la iniciativa privada invertirá en los próximos tres años un promedio de mil 500 millones de pesos para la construcción de vivienda dentro de los segmentos de interés social, interés medio, residencial y plus. De acuerdo con datos de Lamudi, la oferta en el mercado de Quintana Roo, se compone por un mayor número de departamentos representado con un 78% frente a las casas que apenas son el 22% del total de la cartera.

A nivel municipal destaca que en el municipio de Benito Juárez sobresale la oferta de vivienda horizontal premium, es decir aquellas que tienen un valor de 10 millones de pesos o más.

Sin embargo, ahora habrá que prestar más atención a la parte sur del estado ya que a raíz del anuncio del proyecto Tren Maya ha surgido un fenómeno especulativo de la tierra sobre todo en Bacalar donde inversionistas externos están adquiriendo terrenos para desarrollos inmobiliarios.

Actualmente Bacalar es una región cuya actividad principal es el turismo, que se desenvuelve entre la laguna en la que se encuentra, los lugares de arqueología maya y la ciudad de Chetumal.

La región maneja ofertas que llegan a alcanzar hasta un precio de 19 mil 750 por m²; el costo de la vivienda horizontal a lo largo de 12 meses ha aumentado significativamente, ya que en junio de 2018 una casa tenía como valor promedio 2 millones 700 mil pesos y ahora ronda los 3 millones y medio de pesos.

La Riviera Maya ha experimentado uno de los crecimientos económicos más fuertes del turismo en México y se prevé su consolidación durante los próximos años.

Según el Reporte Inmobiliario Residencial Quintana Roo 2019 realizado por Lamudi.com.mx muestra que los datos obtenidos a nivel digital reflejan que la oferta en el mercado de Quintana Roo se compone por un mayor número de departamentos, representado un 78% de participación, frente a las casas que apenas representan el 22% del total de la cartera.

A nivel municipal, Solidaridad tiene más departamentos que Benito Juárez, comportamiento similar en las ciudades que habitan en ellas: Playa del Carmen y Cancún con una competencia de 79.3% sobre 71.2 puntos.

La mitad de los estados del país consiguieron variaciones porcentuales positivas en la comercialización del segmento de vivienda con un valor entre 537 mil y 940 mil pesos; Quintana Roo vivió un repunte en la venta de estas propiedades con un aumento del 40.65%.

Durante el primer trimestre de 2019 se incrementó el costo de adquisición de vivienda en los municipios de Benito Juárez y Solidaridad, específicamente en Cancún y Playa del Carmen.

¿Qué influye en la competitividad de Quintana Roo por sobre los otros estados?

Hay distintas variables, pero las que destacan son las que el estado tiene para ofrecer: playas, zonas arqueológicas, comerciales y de entretenimiento. Además de una dinámica constructora en tendencia, que se destaca no solo por construir viviendas aisladas, sino en crear desarrollos encaminados a hacer comunidad, a integrar muchos bienes inmuebles en un mismo lugar y así satisfacer las necesidades de los pobladores.

Algo que está destacando en el estado, es el impulso que le ha dado al desarrollo de comunidades planeadas como Mayakoba y Bahía Príncipe, que concentran la oferta inmobiliaria, hotelera y recreativa dentro de un mismo perímetro.

Quintana Roo contó con más de 30 mil búsquedas inmobiliarias durante 2018, siendo el municipio de Benito Juárez la zona de mayor demanda de propiedades en venta y renta con un 43%; al cual le sigue Solidaridad con un 38% y en tercer lugar Tulum con un 8%.

Por Lamudi

Este es un artículo de la edición 117 http://inmobiliare.com/inmobiliare-117/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.