Conecta con nosotros

Vivienda

Reconversión de hoteles a co-living, estrategia frente a la “nueva normalidad”

Publicado

el

Derivado de la pandemia por Covid-19, una de las industrias con afectaciones severas fue la del turismo y la hotelería. Debido a las restricciones de movilidad y el confinamiento, los hoteles se vieron obligados a parar sus operaciones casi por completo y a re-evaluar sus protocolos y modelos ante la llegada de la “nueva normalidad”.

La actividad turística se reactivará de manera paulatina y no homogénea en los diversos destinos, y los especialistas pronostican que los niveles de ocupación hotelera vistos en 2019, podrían recuperarse hasta 2022. En este panorama, actores del sector han evaluado diferentes estrategias, una de ellas, es la reconversión de hoteles a espacios residenciales bajo el formato co-living, propuesta por la firma de arquitectura y urbanismo BroadwayMalyan (BM).

“Ante la crisis del turismo y el auge del teletrabajo, el sector hotelero tiene la oportunidad de transformarse en una alternativa habitacional moderna y flexible, que aproveche la capacidad de movilidad geográfica del home office, y les ofrezca un paquete estimulante de ocio y trabajo en nuevos destinos a descubrir”, destacó la firma.

Publicidad

En este sentido, publicó una serie de medidas y recomendaciones para poder llevar a cabo dicha transformación. Éstas se dividen en dos puntos principales: a) zonas comunes del edificio, como salones, restaurantes, salas y bares; y b) habitaciones, grupales o agrupaciones (cluster). 

Zonas comunes

De acuerdo con la firma, el objetivo del co-living es crear un ambiente en la vivienda compartida que inspire a sus residentes a ser creativos y participantes del mundo que los rodea, por lo que busca proyectar la colaboración y el encuentro no solo de sus habitantes, sino de la comunidad externa.  

Los espacios comunes son donde los co-livers pueden establecer relaciones y compartir experiencias, por lo que se requieren zonas flexibles, de relajamiento, de co-working, y/o de entretenimiento. Por esta razón, BroadwayMalyan recomienda ajustar las instalaciones de uso común de los hoteles, y ubicar en ellas, por ejemplo, áreas de comedor, salas para realizar reuniones privadas, salas de trabajo y estudio, y terrazas exteriores. 

Habitaciones individuales

BM señala que esencialmente, la habitación de un co-living es muy parecida a la de un hotel, pues se compone de una zona de aseo, un armario o ropero, un espacio para cocinar y comer, así como uno para dormir.  La forma de acondicionar habitaciones de hotel, es añadir de los elementos anteriores, aquellos con los que aún no cuenta. 

Espacios compartidos

Por otro lado, se pueden crear clusters de habitaciones que son zonas comunes donde se comparten la cocina y la sala de estar. 

“La distribución tradicional de un hotel hace muy fácil la creación de un Cluster. Según las necesidades especiales, podemos convertir una o dos habitaciones estándar en zonas comunes. Las áreas húmedas o de aseo, pueden situar las nuevas instalaciones de cocinas para aprovechar la estructura existente. Por otra parte, las habitaciones individuales asociadas al cluster requerirán de intervenciones reducidas”, determina BM. 

Sin duda, de frente a la “nueva normalidad”, la capacidad de transformarse y adaptarse a las necesidades, será esencial. Y ante el riesgo económico al que se enfrentan los complejos hoteleros, reconfigurar sus modelos y mercados resulta una estrategia factible.

Publicidad

Vivienda

Ambigüedad regulatoria eleva morosidad en los corredores inmobiliarios en la CDMX

Publicado

el

En la Ciudad de México el costo de la ambigüedad regulatoria en materia de compraventa de propiedades residenciales representa una merma de hasta 500 millones de pesos anuales en los ingresos de los corredores de bienes raíces, señaló hoy la compañía proptech TrueHome. 

“Dado que la regulación mexicana relativa a la compraventa de inmuebles presenta numerosas áreas grises que no existen en otros países de la región, como Estados Unidos y Canadá, los corredores se encuentran desprotegidos y con dificultades para garantizar el cobro de sus comisiones, lo que genera una tasa de morosidad que no ha dejado de crecer en los últimos años”, declaró Pablo Portilla, director de adquisición de TrueHome.

En consecuencia, ante un escenario donde el mercado residencial se contrajo a nivel nacional el 17% respecto al año anterior, combatir la creciente tasa de morosidad en el pago de comisiones se convierte en una de las prioridades para los profesionales del sector en 2021, “por lo que resulta imprescindible que desde el derecho inmobiliario adaptemos a México herramientas jurídicas y contractuales que ya dan certidumbre a los corredores inmobiliarios en otros países o en su defecto, que formulemos nuevas”, puntualizó Fabio Corominas de la Pera, socio de Harrsch & Corominas Abogados.

Publicidad

La compañía señala que el impulso de herramientas jurídicas que contribuyan a proteger la compensación comprometida en una operación de compraventa, en beneficio tanto del corredor representante del vendedor como del comprador, adquiere aún mayor importancia en un escenario de recesión generalizada y contracción del mercado como el que se espera para 2021. 

“A diferencia de las recesiones registradas en 1987, 1991, 1995 y en el 2009, donde el siguiente año de la caída se registró un ascenso veloz en el PIB, ahora hay complejos eventos simultáneos que dificultarán la recuperación”, advirtió Eduardo Loria, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos de la Facultad de Economía en la UNAM. 

“Es una realidad que la tasa de morosidad en el pago de comisiones a los corredores inmobiliarios adscritos a operaciones de compraventa residencial en México ya supera la del pago de créditos hipotecarios, por lo que es urgente hacer algo al respecto”, comentó Pilar Cattori, directora general de Inmobiliaria Cattori 

Lo que deja como tarea pendiente para 2021 el impulso de iniciativas de ley que regulen y ordenen de manera más eficiente el mercado inmobiliario nacional, especialmente en lo relativo al sector residencial, que representa actualmente el 88% de las operaciones de compraventa de bienes raíces en regiones como la Ciudad de México. 

“Ante los costos y tiempos que conlleva un juicio mercantil muchos asesores prefieren perder la comisión comprometida que ejercer sus derechos para efectuar el cobro. Es cierto que la legislación debe proteger al consumidor, pero sin desamparar a los profesionistas que prestan un servicio como ocurre ahora”, señaló Germán Sáinz, director de Tu Casa Hoy. 

“Este es un problema que requiere solidaridad entre los profesionales de nuestro sector, por lo que que las empresas que contamos con una estructura legal de mayor calado debemos ser consecuentes y proteger tanto los intereses propios como los del otro corredor involucrado en la operación” señaló Catalina Londoño, directora de alianzas de TrueHome;“la formalidad del mercado se construye entre todos; si la regulación es ambigua es nuestra tarea como empresarios implementar procesos de debido registro que aseguren que todos los corredores involucrados recibirán la compensación establecida en el contrato” concluyó.

Los esfuerzos coordinados del sector inmobiliario para contraer el porcentaje de operaciones con impago de comisiones, compartiendo no solo comisiones sino un frente legal común, son asignatura pendiente de relevancia para atender en 2021. 

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído