La vivienda en renta es una opción cada vez más atractiva para los inversionistas que prefieren, ante la volatilidad e incertidumbre, adquirir activos fijos. Ese ha sido un detonante claro para el crecimiento, según lo percibe Oscar Navarro, director de franquicias de Coldwell Banker México; quien en entrevista para Inmobiliare, expresó que pese al panorama político, que ha generado inestabilidad en el sector inmobiliario, ha notado un crecimiento significativo versus el año anterior, de alrededor de 12%, con lo que se puede inferir una absorción positiva.

Sin embargo, en el país cerca del 99% del segmento en renta proviene de un trato informal entre particulares. Lo que el directivo identifica como la mayor dificultad para el segmento, ya que implica diversos riesgos, entre los cuales destaca que no hay una garantía de pago; en segundo lugar, no existe la certeza de quién habita el inmueble, dado que hoy en día una práctica muy frecuente es tener compañeros de cuarto o roomies. Por último, no hay seguridad de quién se hará responsable frente a un daño a la vivienda.

“Hay mucha informalidad en este tema, porque cualquier personas puede administrar su propiedad; sin embargo, se necesita de más profesionalismo” expresó el directivo.

Los efectos del subarrendamiento pueden verse en diversas líneas, desde el incremento de los conflictos legales entre los diversos actores hasta el aumento desmedido en la plusvalía en las zonas. De forma indirecta, la incidencia de estas prácticas literalmente “expulsan” a las personas y familias de las colonias, cuando no pueden costear las renta por la falta de regulación en las tasas.

“Lo que nosotros hacemos de primera instancia, siendo Coldwell Banker, es que evitamos este tipo de prácticas. Tenemos distintas alianzas estratégicas para que la persona que rente sea la misma que va ocupar el bien inmueble y bajo este esquema nosotros reducimos este tipo de riesgo” afirmó el directivo, quien enfatizó que es necesario generar cada vez más un mercado institucional para la vivienda en renta.

“Empezar a acaparar puntos porcentuales de ese 99% es importante, para brindarle al sector ese profesionalismo que merece y requiere. Porque al final del día la gente que compra un bien inmueble está adquiriendo un bien patrimonial que es heredable, que a diferencia de otro bien genera plusvalía”.