La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ordenó cerrar desde este lunes comercios como cines y bares, además de iglesias y museos, una de las medidas más duras para evitar la propagación del coronavirus, brote que ha dejado hasta el día de hoy 316 infectados y dos fallecidos en el país.

Estas acciones se suman a la suspensión de las clases escolares y el distanciamiento social, las cuales en su momento fueron fuertemente criticadas por por insuficientes para frenar el avance de la epidemia.

“Estamos buscando generar todas las condiciones para que con el máximo cierre de actividades tengamos el menor daño económico a las familias”, expresó Sheinbaum en rueda de prensa. “Si cerráramos absolutamente todo tendría que ser por 15 días, y no se sabe cuál sería el efecto posterior”, agregó.

La medida de cierre también incluye a gimnasios, teatros, zoológicos, discotecas y los casi 200 museos que tiene la capital, una ciudad de unos 22 millones de habitantes.

La funcionaria precisó que, hasta nuevo aviso, los restaurantes seguirán abiertos, pero se cancelarán todos los eventos públicos y privados de más de 50 personas.

El transporte público, como el metro de Ciudad de México seguirá operando y sus usuarios tendrán a disposición gel antibacterial. “Si nos cuidamos todos vamos a salir adelante de esta situación lo más pronto posible”, dijo Sheinbaum.