Conecta con nosotros
blank blank

Vivienda

Tendencias del mercado residencial en la era del Covid-19 en LATAM

Publicado

el

Al 1Q20, en cuatro de las principales capitales de LATAM (Santiago, Lima, Bogotá y la ZMCDMX), existe un inventario de poco más de 156 mil unidades residenciales de oferta nueva por vender, el cual ha presentado una baja del 3.8%, frente al mismo periodo del 2019, siendo la capital mexicana y la de Chile, quienes concentran el mayor stock con el 35% y 31% de participación, respectivamente; siendo estas mismas quienes en el último año mostraron las mayores afectaciones en sus ritmos de venta, con caídas muy similares sobre un 13% anual.

blank

Caso contrario a Bogotá, con un incremento trimestral del 19% en sus ventas, impulsado principalmente por el lanzamiento de proyectos para segmentos bajos, donde el 47% de sus ventas corresponden a vivienda VIS de hasta USD$35,000 y solo el 0.6% a vivienda a RP y Luxury (de más
de USD$250,000).

blank

Cada una estas ciudades presentaba retos y situaciones particulares previo al fuerte impacto que tendría la pandemia del COVID-19 en Latinoamérica; México por ejemplo ya venía de una desaceleración en el mercado inmobiliario de la capital del país desde el 2019 derivado de múltiples factores, entre ellos el freno a la construcción en el arranque de la nueva administración, y en el caso de Chile a partir de la crisis social de octubre 2019 se detectó una mayor cautela por parte de inversionistas, lo que tuvo un fuerte impacto en la compraventa y valores inmobiliarios.

Esto ha obligado a los desarrolladores a implementar nuevos canales de comercialización, donde el marketing digital es protagonista y cambiará de forma muy importante la forma en que se venden los inmuebles, por lo que las citas, recorridos e incluso el proceso de cierre debe contar con medios y facilitadores online.

blank

En el caso de Lima, por el contrario, el 2019 representó una cifra récord con ventas de aprox. 18 mil unidades de vivienda nueva y una expectativa de 20 mil para este año, la cual seguramente tendrá ajustes importantes derivados del impacto de la pandemia.

En términos generales, a partir de marzo, la región tuvo que hacer frente a una crisis sanitaria, social y financiera sin precedentes provocada por la pandemia, donde, si bien, el objetivo es el mismo, las acciones que se han llevado a cabo si presentan marcadas diferencias, donde Colombia y Perú han establecido cuarentenas obligatorias que han paralizado prácticamente la actividad inmobiliaria.

Asimismo, el tema de promociones y descuentos es una constante para incentivar al potencial comprador; en la región se han detectado descuentos de hasta un 20-25%, mayores plazos y reducciones en el pago inicial, escrituras incluidas, amueblados, pago de renta, entre otras; además de los apoyos por parte de la banca para los créditos hipotecarios.

Sin embargo, en este proceso y derivado de la incertidumbre, quienes participan en el desarrollo inmobiliario consideran que al menos durante el 2Q20 las ventas presenten una afectación del 30% al 70% en promedio, siendo México y Chile los que muestran una mayor percepción de afectación con tendencias mayoritarias del 51 al 70%.

blank

Además de la caída en ventas, la cancelación de contratos, retraso en entregas y dificultad de cobranza, encabezan las principales problemáticas a las cuales los participantes del sector se están enfrentando, lo que sin duda tendrá repercusiones en el mediano y largo plazo.

Sin embargo, hoy más que nunca la vivienda representa el activo de mayor valor en la vida, además de la contención, refugio y seguridad que brindan; históricamente es de las inversiones con mejores beneficios financieros y rendimientos a mediano y largo plazo, además de menor riesgo, por lo que se prevé que dentro del sector, la vivienda sea de los principales participantes en reactivarse, lo cual de acuerdo con las proyecciones económicas de la región podría darse entre el 4Q20 Y 1Q21.

blank

Sin duda, el panorama es complejo, y los desarrolladores tienen retos importantes, pero la demanda juega a favor, la región suma poco más de 114 millones de habitantes económicamente activos, con un bono poblacional que mantiene una necesidad constante por atender su necesidad de vivienda, por lo que la oferta deberá alinearse con las nuevas condiciones del mercado, no solo en términos de comercialización sino en diseño de productos y esquemas de financiamiento adecuados a los diversos perfiles del consumidor

blank

Por: Marisol Becerra / Directora de consultoría Tinsa México

Este es un artículo de la edición 120 https://inmobiliare.com/inmobiliare-120/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.

Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank