Después de la crisis inmobiliaria en 2009 el mercado de bienes raíces en Estados Unidos registró una sólida expansión desde 2012, sin embargo comenzó a debilitarse en la segunda mitad del año pasado, según el informe “EEUU Perspectivas del sector inmobiliario para 2019” publicado por BBVA Research.

No obstante, el documento señala que la demanda por inmuebles de tipo residencial seguirá creciendo en línea con el vigor global de la economía lo que impulsará la actividad de construcción, pasando de 1,27 millones en 2018 a 1,3 millones (estimado a inicios de 2019) de construcciones, nivel que se mantendrá hasta finales de 2020.

Las propiedades residenciales requieren de grandes inversiones tanto para su construcción como para la compra; estados como Texas, California y Florida representan destinos importantes para la inversión en bienes raíces, sobre todo cuando la Visa EB-5 está de por medio.

De acuerdo con un reporte de la Asociación de Bienes Raíces de Miami-Dade la inversión extranjera continúa siendo la principal fuente económica del sector inmobiliario; Reino Unido y Canadá encabezan la lista, mientras que por el lado latinoamericano se encuentra Brasil, Argentina, Colombia, México, Chile y Perú.

Miami, donde se observa la mayor concentración de compra de propiedades, principalmente residenciales, registró el año pasado 8 mil 700 millones de dólares en venta, siendo los condominios las más buscados.

Asimismo, la asociación señala que en los últimos tres meses del 2018, las ventas de este tipo de inmuebles mostraron un crecimiento de 6.9 por ciento; y del total de las transacciones tanto en Miami como en Fort Lauderdale, 52% corresponden a compradores internacionales.

Por Mónica Herrera

Este es un fragmento del artículo VIVIENDA RESIDENCIAL: PRINCIPAL PUNTO DE INVERSIÓN EXTRANJERA EN ESTADOS UNIDOS de la edición 115 http://inmobiliare.com/inmobiliare-115/