Es importante tener en cuenta que el sector inmobiliario tiene un enorme impacto en el medio ambiente,  consume el 60% de la energía a nivel global y gran parte del agua potable. El crecimiento demográfico en las ciudades muestra una mayor demanda de metros cuadrados y de servicios que deberán suplirse de forma eficiente, por lo que mejorar los estándares en los proyectos inmobiliarios es un tema que cobra cada vez más importancia.

Hoy en día existen distintos tipos de certificaciones que buscan acreditar que un edificio cuenta con determinados   estándares medioambientales, siendo la certificación LEED -Leadership  in Energy & Environmental Design- una de  las más conocidas en el mundo, dado  que tiene como objetivo ser una solución a largo plazo, presentando un futuro sostenible como un bien común para la sociedad,  pues entrega alternativas al sector de la construcción para medir su aporte como agente de cambio dentro del compromiso global por el medio ambiente.

“Actualmente los desarrolladores buscan complementar los buenos diseños arquitectónicos con estrategias que les permitan reducir los costos operativos de sus clientes e inquilinos. Gobierno e industria privada han explotado estos beneficios, ya sea para otorgar beneficios fiscales por su implementación o por ofrecer una mejor competitividad en los diferentes corredores inmobiliarios de las ciudades más grandes del país. LEED es un ejemplo de ello, lo cual ha llevado a posicionar a México dentro de los diez países con más proyectos en el mundo. Las siguientes versiones de la certificación empujarán a levantar un estándar de diseño más estricto que, seguramente, beneficiará a todos”, señalóJesús A. Galván, Project Manager – LEED Specialist de CBRE México.

Cabe señalar que la certificación LEED se logra a través de la evaluación de los siguientes aspectos:

  • Proceso integrativo de diseño.
  • Emplazamiento, locación y transporte.
  • Uso eficiente del agua.
  • Uso de energía y emisiones a la atmósfera.
  • Calidad del ambiente interior.
  • Materiales y recursos.
  • Innovación y diseño.
  • Prioridades regionales (hace referencia a las necesidades específicas de un país o locación como, por ejemplo, las zonas climáticas).

CBRE, una empresa que trabaja con compañías mundialmente reconocidas por su compromiso medioambiental, por lo que asume su compromiso mediante un esfuerzo basado en el buen diseño y las prácticas sostenibles, no solo en el proceso de construcción, sino también una vez terminado el espacio para que éste funcione dentro de una constante optimización de recursos.

Vía Comunicado CBRE México