Conecta con nosotros
blank blank

Sustentabilidad

O-Tower, el próximo innovador y sustentable rascacielos en China

Publicado

el

Recientemente, la firma de arquitectura danesa Bjarke Ingels Group (BIG) publicó imágenes del próximo rascacielos que construirá en China, el cual funcionará como sede de la empresa de investigación y desarrollo de teléfonos inteligentes OPPO.

La edificación estará ubicada en la ciudad de Hangzhou y tendrá una forma de O, lo que le ha valido el nombre de O-Tower. Su diseño incorpora la estética impulsada por la tecnología de la empresa de telefonía y simboliza un bucle infinito que “conecta el suelo al cielo en un bucle continuo de colaboración”, señalaron los creadores.

La nueva sede de I + D de OPPO encarna la noción de tecnología en combinación con la naturaleza, pues estará rodeada por los pintorescos humedales de Hangzhou. “La O-Tower negocia entre el denso tejido urbano por un lado y el paisaje natural por el otro”, dijo Brian Yang, socio de la firma.

blank
Imagen vía BIG

“Será una manifestación arquitectónica de un producto de OPPO: elegante sin esfuerzo mientras eleva la calidad de vida humana en la ciudad”, expresó. 

El rascacielos circular será una edificación icónica que dará la bienvenida a uno de los distritos comerciales y tecnológicos más importantes de China. La construcción se realizará al lado de un lago natural y un parque de más de 10 mil metros cuadrados.

blank
Imagen vía BIG

Asimismo, los diseñadores destacaron que el edificio no solo será innovador en materia arquitectónico, sino que además incluirá soluciones inteligentes que permitan eficientar el uso de energía.

La forma del edificio está destinada a proporcionar una variedad de diferentes tamaños de placa de piso y aumentar la cantidad de luz natural que ingresa a las oficinas, expusieron. “Hemos intentado imaginar que el entorno de trabajo futuro de OPPO sea sostenible en un triple resultado: económica, ecológica y socialmente”, dijo el fundador de BIG, Bjarke Ingels.

blank
Imagen vía BIG

Aunado a ello, la fachada de persianas adaptables omite el deslumbramiento solar entrante y la ganancia de calor térmico, mejorando el rendimiento pasivo del edificio, agregó Ingels.

blank
Imagen vía BIG

La firma dio a conocer que en la planta baja del edificio existirá un espacio público pensado como “un oasis central”, que cumplirá con los principios de simplicidad que siempre guían a los arquitectos de BIG.

blank
Imagen vía BIG

Por otra parte, comentaron que los pisos inferiores del edificio contendrán espacios de exposición, áreas de conferencias y un comedor, mientras que los pisos de oficinas superiores se unirán con una serie de espacios de triple altura debajo de la fachada inclinada del techo de la O-Tower.

blank
Imagen vía BIG

Publicidad
blank

Construcción

Dinamarca construirá una isla artificial con facilidades residenciales

Publicado

el

blank

Frente a las costas de Copenhague, Dinamarca, se construirá una isla completamente artificial de 2 mil 800 kilómetros cuadrados. Este proyecto que recién se aprobó por el gobierno del país escandinavo tiene como finalidad darle una casa digna a más de 35 mil personas y también usar las tecnologías de la edificación para controlar las inundaciones que se presentan con frecuencia por el aumento en los niveles del mar gracias al calentamiento global y el descongelamiento de los polos. 

blank
Foto vía Dezeen

El islote se llamará Lynetteholm y costará aproximadamente 3 mil 300 millones de dólares estadounidenses, siendo así el proyecto más grande en materia de infraestructura que Dinamarca haya realizado en su historia. Asimismo, las residencias en Copenhague se han inflado por la alta demanda y con esta oferta se podrá satisfacer. Se abrirán nuevos empleos y las personas económicamente activas serán más, generando riquezas al país a largo plazo

Esta propuesta se aprobó en el Parlamento de Dinamarca con 85 votos a favor y 12 en contra. A partir de esta mayoría, se decretó que la obra comenzará en otoño de este mismo año y terminará en el año 2070

La oposición, tanto del gremio político como la sociedad, cuestionan el proyecto por el impacto ambiental que este pueda tener. En primer lugar, se cree que colocar esta estructura en medio del agua puede destruir los ecosistemas marítimos, además, las aguas residuales y la basura que se produzca en esa localidad terminará en el agua. No obstante, el gobierno de Dinamarca asegura que todas las decisiones se tomarán en favor del medio ambiente.

Publicidad
blank
Sigue leyendo

Descarga la edición

blank

Publicidad

Lo más leído