Inicio Industria Inmobiliaria Arquitectura Yakisugi, el método arquitectónico japonés de quemar madera

Yakisugi, el método arquitectónico japonés de quemar madera

0
blank

El Yakisugi es una técnica arquitectónica inventada en Japón en el siglo XVI que consiste en quemar tablas de madera para después construir con ellas.

Se implementa en pisos, tejados, paredes, mobiliario, bardas, puertas y revestimientos, entre otras cosas.

Normalmente se usa la madera del cedro, aunque también se ha utilizado ciprés, roble, tilo, arce y pino. Se puede mezclar con otros materiales como metal, roca o cristal para generar diseños de vanguardia.

Más allá del aspecto estético del método Yakisugi, este es utilizado porque ofrece una duración más larga que la madera barnizada común. La pasada por el fuego ayuda a endurecer el material y que este sea más resistente al contacto y al desgaste por exposición.

Esto se debe a que la celulosa de la parte exterior de la madera se solidifica al quemarse durante el proceso de carbonización. Mientras tanto, el interior, en donde yace la lignina, se mantiene fresco.

No solo se prolonga la vida de los materiales de esta forma, también ayuda a repeler plagas, a resistir el agua sin humedecerse y a que la madera aguante los rayos solares.

Además, las vigas tratadas con Yakisugi tardan más en incendiarse en caso de que haya accidentes.

blank

¿Cómo se hace el Yakisugi?

Las tablas de madera se queman con un soplete o dentro de una chimenea especial, solo se busca carbonizar la superficie. Posteriormente, estas son sumergidas en agua y se dejan enfriar.

Cuando las piezas están a temperatura ambiente son cepilladas por un tiempo prolongado para dejarlas lisas y que los acabados sean más estéticos. El Yakisugi termina con un barniz, en caso de así desearlo, para darle un color negro vivo a la madera.

Salir de la versión móvil