Diversas ciudades en el mundo se han concentrado en buscar acomodo para los vehículos privados debido al exponencial crecimiento de la población y con ello, de sus necesidades. Sin embargo, se enfrentan a un conflicto entre el deseo de satisfacer la demanda por más estacionamiento y la capacidad por incrementar la oferta de estacionamiento sin consecuencias negativas.
Ante este panorama, el gobierno de la Ciudad de México publicó una modificación a la Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico, en la parte relacionada con estacionamientos, el 11 de julio de 2017 en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México con el objetivo de adaptarse a las condiciones actuales de movilidad.

Imagen de archivo

Dentro de ésta se incluyen los requisitos mínimos para el diseño y ejecución de las obras e instalaciones de edificación en la ciudad en materia de estacionamientos con la finalidad de que el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal y sus Normas Técnicas Complementarias guarden congruencia con el crecimiento de la Ciudad de México, lo que a su vez permita orientar el desarrollo urbano hacia una ciudad compacta, dinámica y policéntrica.

La nueva norma establece que:

• Las edificaciones que se realicen en la Ciudad de México podrán construirse sin la obligación de contar con cajones de estacionamiento para vehículos motorizados, a excepción de aquéllas que para el desarrollo de sus actividades requieran de vehículos de servicio y/o espacio destinado a su resguardo.
• Establece el número máximo de estacionamientos permitidos en los distintos tipos de construcciones dependiendo del tipo de uso de suelo.
• Los estacionamientos públicos y privados deberán destinar al menos un cajón para uso exclusivo de personas con discapacidad a partir de 12 cajones y uno de cada 25 si cuentan con hasta mil cajones.

Imagen de archivo

• Por primera vez se hace obligatoria la colocación de un estante para bicicletas ubicado en un área claramente visible, que no obstruya la circulación peatonal y que tenga protección a la intemperie.
• Las medidas mínimas de los cajones de estacionamiento serán de 5 x 2.4 metros, mientras que las máximas serán de 6 x 3 metros.
• En caso de rebasar el máximo de cajones permitidos se deberá realizar una aportación al Fondo Público de Movilidad y Seguridad Vial, el cual se destinará al mejoramiento de los sistemas de transporte público administrados por el gobierno local.

Beneficios

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad –IMCO-, quien también participó en esta iniciativa, de no haber cambiado la regulación, en tres años se construirían al menos 175 mil cajones de estacionamiento en la Ciudad de México y no construirlos ayuda a reducir 100 mil toneladas de CO2 -dióxido de carbono- y otros contaminantes. Entre los beneficios que esto trae se encuentra la desincentivación del uso del automóvil, una mayor inversión en el transporte público y movilidad no motorizada, viviendas accesibles cerca del transporte público y de las zonas de trabajo, así como la reducción de toneladas de CO2 al año por cada cajón no construido.

Imagen de archivo

Salvador Herrera, director de Urbanística, comentó que la regulación a la norma de estacionamientos en la Ciudad de México es un paso muy importante ya que es una ciudad con un creciente uso del automóvil. “Es deseable que más ciudades de México tengan su normativa a este detalle que tiene la Ciudad de México, aunque sin copiarla porque las estructuras son distintas, deben crear sus propios reglamentos específicos de estacionamiento. Esto va muy asociado con reducir la oferta de estacionamiento para incrementar la caminabilidad en una zona, son medidas complementarias y positivas que generan un cambio social que duele a la gente pues México ha perdido en su clase media y alta el hábito de caminar”.
Imagen de archivo

Por su parte, Itziar Puente, gerente de marketing de MIRA Companies, explicó que este tema es delicado ya que está un poco estigmatizado en cuanto a que se van a quitar los espacios de estacionamiento de la ciudad. “Tiene muy buenas ideas y muy buenas expectativas pensando mucho en nuestra ciudad, en lo que está pasando en México, en cómo está cambiando la vida de las personas, de que pues cada vez usamos menos el coche. Se debe mejorar el transporte público por parte del gobierno, pero creo que es una buena iniciativa, sin embargo no es algo que se vaya a implementar de la noche a la mañana”, agrega.
Por Gabriela Espinosa, gabriela.espinosa@inmobiliare.com
También lee
Cambios legislativos en México con miras a mejores ciudades

En la CDMX 2 de cada 10 viajes se realizan en automóvil