El mercado de oficinas de la Ciudad de México (CDMX) sufrió un duro golpe durante la pandemia, con históricos índices de desocupación. Sin embargo, al cierre del segundo trimestre de 2022, logró recuperar el 85% de la demanda registrada en el mismo periodo de 2019.

De acuerdo con la plataforma inmobiliaria Solili, el sector corporativo de la capital mexicana tuvo una demanda bruta de poco más de 137 mil metros cuadrados en el periodo de referencia.

Ahora bien, si se junta este indicador con las desocupaciones, la cifra neta alcanza el 80% de lo reportado previo a la crisis sanitaria.

Cabe recordar que el sector de oficinas de la CDMX se caracterizaba por contar con portafolios nacionales e internacionales que competían por inmuebles icónicos, hitos de modernidad, altura, fachada y amenidades. 

No obstante, Solili subrayó que la realidad es que se venía acumulando una importante sobreoferta. 

Este hecho provocó una caída estrepitosa, al llegar la pandemia y generar múltiples negociaciones de entrega de espacios o de no renovación de los mismos.

Según datos de la plataforma, el ajuste más fuerte de la vacancia se dio entre el 2T de 2020 y el 2T de 2021, con un incremento del 42%, que luego pasaría a suavizarse entre 2021 y 2022, donde tan solo subió tres por ciento.

“El hecho de que pudiéramos convivir y adaptarnos a la evolución de los contagios ha sido clave para el retorno a las oficinas. CDMX es una de las urbes más pobladas del planeta, donde los efectos económicos del confinamiento eran más costosos para la sociedad que asumir los riesgos de un retorno a lo habitual”, indicó.

Contratos a corto plazo: nueva dinámica del mercado de oficinas en CDMX 

Entre los corredores más destacados del mercado de oficinas de la CDMX, sin sorpresa, se encuentran Reforma, Norte, Insurgentes y Polanco, los cuales concentraron el 63% del arrendamiento durante el 2T2022.

Aunque se debe tomar en cuenta que los cierres corresponden principalmente a edificaciones existentes, donde las empresas toman decisiones de corto plazo.

En este sentido, Solili apuntó que el entorno inflacionario y de volatilidad actual de la economía en general no permiten un horizonte temporal más prolongado, como lo que se veía hace tres o cuatro años, donde las empresas planifican ocupaciones de hasta 10 años.

“A pesar del revés que la demanda neta registró durante el 1T de 2022, donde la cepa Omicron volvió a despertar dudas sobre un retorno seguro, la actual cifra positiva pudiese seguir avanzando hacia los dos últimos trimestres del año”.

Finalmente, subrayó que la decisión de no iniciar nuevas obras de oficinas ha sido beneficiosa para la CDMX, sobre todo para contribuir al equilibrio del mercado que aún tiene 835 metros cuadrados disponibles.